domingo, 14 de junio de 2015

COSTA BRAVA: Cala Aiguablava y Pals


Abro los ojos. Un rayo de sol entra por las rendijas de la persiana. Miro el reloj y son las 8. Es sábado y ya se nota calor. Es un día perfecto para hacer una escapadita así que nos preparamos para pasar un día en la Costa Brava. Bikini, bañador, crema solar, toalla, ropa de recambio... Lo tenemos todo? Pues vamos! Nos ponemos los cascos, las chaquetas para la moto, dejamos a Leo en casa de los padres de Dani (al pobrete no lo dejan ni subir a la moto ni estar en la playa jajaja) y ponemos rumbo al norte.


Después de dos horas llegamos a la famosa cala de Aiguablava. Está muy bien preparada para pasar un día entero sin tener que salir de allí para nada. Es muy pequeñita y se llena enseguida así que aconsejo llegar temprano para coger un buen sitio. Nosotros llegamos bastante tarde así que tuvimos que conformarnos con un huequecito al final de la cala aunque luego lo agradecimos porque teníamos las duchas muy cerquita y nos podíamos refrescar a menudo. No veas que calor hacía! Eso sí, el agua del mar estaba helada así que sólo nos atrevimos a mojarnos los pies jajaja


Se hizo la hora de comer así que recogimos el chiringuito para irnos a Pals, un pueblo con un casco antiguo medieval a 10 minutos en coche de la cala y donde habíamos reservado mesa para comer. Una vez aparcados cerca de la zona medieval, nos dirigimos al centro para comer en el restaurante "El Pedró", número dos en Tripadvisor y con unas vistas super bonitas del casco histórico. Pedimos arroz caldoso (qué rico estaba!), pero lo mejor de lo mejor fueron los postres, Dani un brownie con sopa de chocolate blanco (y sorpresa en forma de PetaZeta jejejeje) y yo mel y mató. Increíble y 100% recomendable.


Después de esta gran comilona nos fuimos a dar un paseo por la zona descubriendo lugares preciosos para ser fotografiados y donde quedarse a admirar el paisaje (e incluso para echarse una siestecita a la sombra). También entramos en unas cuantas tiendas, tanto de souvenirs como de productos de la zona o hechos a mano. Todo super bonito y claro, no pude irme sin comprarme unas sandalias de recuerdo jijiji.
Os dejo una selección de las mejores imágenes para acabaros de convencer de hacer esta escapada a tan solo una hora y media de Barcelona.








Increíblemente bonito eh? Y con ese día tan soleado que hizo parecía todavía más bonito. Un lugar ideal para desconectar un día o pasar el fin de semana y descubrir muchas zonas de los alrededores que también deben de ser preciosas.
Besos de Dani y Cris.


2 comentarios:

  1. No cambiaria mi Costa Brava por nada del mundo!! Buen post :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, nos vamos a playa caribeñas y las de la Costa Brava nada les tienen que envidiar!!

      Eliminar